¿Por qué España es tan mala en comparación con Francia o Reino Unido en ciencia?

 · 

Siguiendo

Los científicos españoles han sido muy competentes y España ha producido una infinidad de inventos y descubrimientos. No obstante España sí cometió un grave error que entorpeció su desarrollo, y por lo tanto, también el desarrollo de sus territorios en América.

Es necesario entender este tipo de errores y entender por qué se cometieron.

La historia de hoy comienza el 31 de octubre de 1517, cuando Martín Lutero clava sus 95 Tesis en la puerta de la iglesia del Palacio de Wittenberg.

Martín Lutero estaba encabronadísimo por la venta de indulgencias por parte de la iglesia.

Vamos a empezar por aclarar qué son las indulgencias. Las indulgencias eran penitencias para reconciliarse con la iglesia después de un pecado. En la fe católica el perdón del pecado está exclusivamente en las manos de Dios, y un pecado es perdonado a partir del arrepentimiento. Pero la teología católica considera que si bien el perdón sólo lo otorga Dios tras el arrepentimiento legítimo, por lo menos es necesario reparar la falta. Esto quiere decir que si yo te robo una gallina, no basta con que me vaya a confesar y me arrepienta; tengo que devolverte la gallina.

Pero la teología católica se va volviendo más compleja, y después considera que no basta con la reparación del daño, sino que se requiere una compensación adicional. Así que si yo te robé una gallina, no basta con que te la devuelva, me confiese y me arrepienta, sino que tengo que compensarte por el agravio. Entonces, no basta con que te devuelva tu gallina; tengo que darte otras dos.

Pero la teología se sigue complicando y entonces aparece un concepto adicional: El pecado no sólo es una ofensa a Dios, sino a todos los católicos, a su iglesia y a la humanidad, porque cuando alguien peca eso aumenta la maldad en el mundo, y como según el catolicismo Dios hará un juicio individual, pero también hará un juicio colectivo en el que evaluará si el conjunto de su creación estuvo bien o estuvo mal, ese pecado aumenta la maldad general, y entonces podrían pagar justos por pecadores. De ahí viene la frase.

Entonces hay otro concepto, que es el de la penitencia: No basta con que te devuelva la gallina, no basta con que me confiese y me arrepienta; no basta con que te dé otras dos gallinas para compensar el agravio; debo reconciliarme con la iglesia, y eso se hace a través de una penitencia, que durante la Edad Media consistía en hacer alguna peregrinación o una obra de caridad, o ponerse a rezar. Cuando alguien se confiesa y el sacerdote lo manda a rezar diez Aves Marías, ese rezo es esa penitencia, es decir, es una indulgencia, que tiene por propósito la reconciliación del pecador con su iglesia. Esa penitencia no sustituye ni el arrepentimiento ni la reparación del daño. Es unicamente una cuestión entre el pecador y su relación con la iglesia.

Hasta ahí había una idea ética en todo esto, y había una idea religiosa. Así era el pensamiento de la época. En la edad media, toda Europa creía más o menos en lo mismo.

Pero la idea de la penitencia va cambiando. En algún momento a la iglesia le parece una buena idea vender las indulgencias: Que en lugar de que el penitente haga una peregrinación, darle la posibilidad de que pagara y ya no hiciera la peregrinación. Esto, como decía, no absolvía del pecado. Era lo que había que hacer para reconciliarte con la iglesia; ojo, no con Dios. La condición de las indulgencias era que fueran para los «vere penitentibus et confessis», es decir, para los verdaderamente arrepentidos y confesados.

Pero la corrupción se va haciendo cada vez mayor, y la venta de indulgencias se convierte en un gran negocio.

Ha habido algunas controversias al respecto, y hay historiadores y también defensores de la iglesia que han señalado que la venta de indulgencias no era tal cosa, y que la corrupción que se le achaca a la iglesia fue exagerada. Hice toda esta explicación para decir que sí es muy posible que el luteranismo haya exagerado al hablar de las indulgencias. Sí está documentado que había tarifarios en algunas iglesias, pero si nos metemos a profundidad en el asunto, no queda tan claro que tan generalizadas estaban las indulgencias.

A lo que voy es a que no hay que caer ni en la leyenda rosa ni en la leyenda negra. Martín Lutero fue un tipo muy manipulador, muy racista, xenófobo, anti-italiano, anti-español, muy mentiroso. No hay motivos para creerle. Pero también es cierto que había abusos en lo que toca a las indulgencias.

Entonces Lutero escribe sus 95 Tesis y las clava en la puerta de la iglesia del Palacio de Wittenberg.

La población de Europa del Norte no era ni más culta, ni más liberal, ni más trabajadora, ni menos fanática que la del sur. En muchos aspectos será más bien al revés. Cuando Lutero clava sus 95 Tesis, no es que la gente haya leído el documento y que haya pensado: «Pero, carajo, qué abusiva es la iglesia; vamos a volvernos protestantes». No, eso no pasó así.

La enorme mayoría de la gente no sabía leer en esa época. Fueron muy pocos los que leyeron las Tesis de Lutero, y no fue gente común, porque los pocos que sabían leer no eran gente común.

El asunto es que mantener a la iglesia sí era un gran peso para Europa. Todos los reinos europeos tenían que mantener a la iglesia, y parte de los impuestos salían de los reinos y se iban al Vaticano. Esto representaba una fuga de capitales.

Martín Lutero no escribe nada nuevo; escribe lo que la nobleza y los clérigos ya sabían: Que la iglesia estaba abusando de toda la población europea y que no le estaba dejando recursos suficientes para desarrollarse. Ya había desde antes intentos por reformar el catolicismo por parte de nobles y de clérigos. Pero cuando Lutero escribe esto, la nobleza del norte de Europa lo apoya. Se dan cuenta de que romper con el Vaticano les libera un montón de dinero que se dejará de fugar de sus reinos. El problema es que si lo hacen serán considerados herejes y serán perseguidos por la iglesia.

¿Qué hacen esos nobles? Lo que siempre hacen los poderosos: Mandan a que otros se rompan la madre por ellos. Que sean otros los que peleen.

Empiezan a aparecer grupos que se convierten. Estos grupos no aparecen como una reacción que la gente del pueblo que adoptara una serie de ideas de libertad. La gente en toda Europa pensaba que desacatar a la iglesia, la condenaría y la mandaría al infierno, y a eso la gente le tenía mucho miedo. Esos grupos aparecen porque los movilizan los nobles, para liberarse de los impuestos que hay que pagarle al Papa.

Enrique VIII en Inglaterra se da cuenta del poder que adquieren los nobles que rompen con el Vaticano, y decide fundar su propia iglesia, se autonombra jefe de esa iglesia, y eso le da un inmenso poder económico y político. Enrique VIII no sólo fortalece su poder monárquico: se fortalece también la naciente burguesía de Inglaterra. Una pequeña diferencia en ese momento, se volverá una enorme diferencia después.

Pero España está en una condición muy distinta. España tiene un cierto favor papal, porque España se había unido en torno a la cristiandad y había echado a los moros. Eso valía por mil indulgencias. España cerró filas y comenzó su unificación teniendo como identidad su fe cristiana y su fidelidad al catolicismo.

El protestantismo fue visto como una herejía, pero España no era hereje. No estaba en el español rebelarse contra la iglesia. La fe era lo que los unía, lo que los separaba de los moros a los que acababan de echar.

Una de las cosas que proponía el luteranismo era que la Biblia tenía que ser interpretada. Lutero era un fundamentalista en todos los sentidos. De hecho, muchos años más tarde será en EEUU en donde los libres pensadores inventen la palabra fundamentalista para referirse a los puritanos luteranos y calvinistas que recurren a los fundamentos de la cristiandad para justificar su cerrazón e interpretan todo al pie de la letra.

Cómo siempre ocurre en todo fenómeno social, los que impulsan el cambio son una élite. Todas las revoluciones son así: los que están en medio convencen a los de abajo de que tiren a los de arriba. En este caso, los que están en medio son los nobles, aunque son poderosos y ricos, no tienen todo el poder que quieren. La nobleza apoya el luteranismo, la gente se convierte y empiezan las matanzas. El pueblo no entiende un carajo. Tampoco entiende por qué ahora no se va a ir al infierno por desobedecer a la iglesia. Pero al liberarse del pago de impuestos al Vaticano, los reinos que se van convirtiendo al protestantismo aumentan su poder económico. Los reyes disponen ahora de más dinero, y la gente también. Ese dinero será lo que eche a andar el naciente capitalismo en el norte de Europa.

Mientras tanto España ha iniciado su gran aventura, ésa que ha dado inicio a la modernidad: Descubre América, comienza su exploración, van cartografiándolo todo.

Toma el poder Carlos I, que aún no es Carlos V.

El nombramiento de emperador del Sacro Imperio Romano no es hereditario. Es un nombramiento que se hace por elección, por el voto de los 7 Electores. Como toda campaña electoral, ésta es cuestión de dinero y poder: De pasar mucho dinero por debajo de la mesa para conseguir el voto de esos 7 Electores que son los personajes más poderosos de Europa.

Carlos I no tiene manera de ser elegido. España se ha gastado todo en las expediciones hacia América, tienen todo el dinero puesto ahí. Y es entonces que Carlos I recibe un regalito de las Indias: La carta de Hernán Cortés en donde le dice que ha tomado Tenochtitlán, le explica por qué lo ha hecho sin permiso y desobedeciendo a todo el mundo. Y le manda también un cuantioso tesoro. En ese momento Carlos I se convierte en el hombre más importante del mundo y por supuesto es electo emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. Fue Cortés el que hizo que Carlos I ascendiera al trono.

Nueve años más tarde, el 24 de febrero de 1530 Carlos I se convierte en Su Sacra Cesárea Católica Real Majestad Carlos V, y fue el último emperador en ser coronado por un Papa.

El título de emperador del Sacro Imperio Romano no es cualquier cosa: Primero que nada, es el reconocimiento que hacen los 7 nobles y clérigos más poderosos de Europa a aquel monarca al que le reconocen el mayor poder y autoridad. Ser coronado es ser reconocido como el hombre más poderoso de Europa. Es ser el sucesor de Carlo Magno y por supuesto es ser el pilar político y militar de la Iglesia Católica, tal como lo fue Carlo Magno. El Sacro Emperador es el defensor político y militar de la cristiandad y su representante social. No es poca cosa. Es toda la autoridad y toda la responsabilidad de defender la cristiandad. Y a Carlos I, ahora también Carlos V, le toca un imperio que se ha fracturado por primera vez, y una cristiandad dividida por el protestantismo y el anglicanismo.

Ustedes podrán pensar: ¿Y qué tiene qué ver todo esto con que los científicos españoles sean competentes o no lo sean? Bueno, tiene todo qué ver. En los párrafos siguientes verán por qué.

¿Se puede ir viendo la enorme complejidad del tablero de ajedrez en que se ha convertido Europa? Una Europa que apenas cien años atrás era feudal, se ha convertido en un cúmulo de monarquías absolutas en donde los reyes protestantes tienen cada vez más poder y en donde la fe y la iglesia, el elemento de cohesión, ha quedado dividida por primera vez desde la separación de las iglesias de oriente. Ése es el escenario que le toca a Carlos I.

Carlos I se ha ganado el tigre en la rifa. La libre interpretación de la Biblia que proponía Lutero irá dando nacimiento a la creencia de todo tipo de absurdos. En los años siguientes irán apareciendo en Europa y después en EEUU, todo tipo de movimientos fanáticos fundamentalistas. Los protestantes no son ni más libres, ni más trabajadores, ni menos fanáticos que los católicos. En muchos sentidos será más bien lo contrario. Muchas veces serán más represivos. La ruptura con el catolicismo llevará al protestantismo a una interminable cadena de rupturas internas, que continúa hasta hoy en día.

Carlos I quiere conciliar. Piensa que es posible una reunificación de la iglesia. Desde 1518 los protestantes alemanes quieren hacer un concilio, y Carlos V intenta negociar con ellos tan pronto es coronado emperador.

A insistencia de Carlos V el Papa convoca a un concilio, el concilio de Trento, sólo que es una respuesta muy tardía al protestantismo. Es hasta 1529 que el Papa se compromete a ello, pero se toma otros 8 años en iniciar la convocatoria. Ya estamos en 1537 y el Papa Paulo III no consigue concretar el concilio. Esta gente no se puede poner de acuerdo ni siquiera en dónde celebrarlo. Sigue pasando el tiempo y el Papa consigue convocarlo para 1545. Nada más le toma 28 años responder a las 95 Tesis de Lutero.

El concilio llega mal y tarde. El papa dio tiempo suficiente para que Enrique VIII fundara su propia iglesia anglicana y se fortaleciera. Cuando pienses que estás procastinando, acuérdate de este Papa Paulo III, el mayor procastinador de la historia. La finalidad del concilio era conciliar, pero este concilio no concilia nada.

Para empezar, los protestantes han sido excomulgados, así que pueden asistir pero no pueden hablar. Que alguien por favor me explique cómo putas concilias una reunificación si no dejas hablar a tu interlocutor. Esto va con copia a todas las ideologías posmodernas, a todos los woke, al partido de Morena y a López Obrador: Si no dejan hablar al interlocutor, no hay conciliación posible.

En lugar de negociar, los clérigos hacen del concilio un evento para definir la posición de la iglesia y se les olvida a lo que habían ido, que era a conciliar. Como el concilio dura de 1545 a 1563, lo empieza Paulo III pero lo termina Pío IV.

Pasa lo que tenía que pasar: Que los protestantes se van más distanciados que nunca, y los católicos se quedan muy orgullosos de haber mantenido su postura, haberla endurecido y haber definido la posición de la iglesia en los siglos por venir.

Por cierto, que sí suspenden las indulgencias. En eso sí ceden por completo. Pero eso ya no es suficiente y ya no es importante. Eso que había sido el origen del conflicto, ya no tiene la menor importancia, porque el verdadero problema de la reforma luterana era político y obedecía una serie de necesidades políticas y económicas de la nobleza del norte de Europa.

Y ahí en Trento se redacta uno de los documentos más importantes y más nocivos para el futuro de España y para los virreinatos en las Indias: El Index librorum prohibitorum (El Índice de libros prohibidos).

La intransigencia de la iglesia es tal que prohíbe la Biblia misma:

«La lectura de la biblia latina se permite a los doctos con permiso del obispo. La biblia y otras obras de controversia en lengua vulgar se permiten con permiso del párroco o del confesor y a los religiosos con permiso de sus superiores».

Para cuando se hace el concilio aún no hay muchas obras publicadas. Queda prohibido Erasmo de Roterdam. Pero al listado se irán agregando autores y obras en los siglos siguientes, así que el Index va engordando y todo esto va quedando prohibido:

De revolutionibus orbium coelestium de Nicolás Copérnico (1616-1835)

In Job commentaria de Diego de Zúñiga (1616)

Diálogos sobre los dos máximos sistemas del mundo de Galileo Galilei (1633-1822)

Religio Medici de Thomas Browne (1645)

Lettres provinciales de Blaise Pascal (1657)

Meditaciones metafísicasLas pasiones del alma y Los libros filosóficos de René Descartes (1663)

De dignitate et augmentis scientiarum: libri IX de Francis Bacon (1668)

8Ensayos de Michel de Montaigne (1676)

Tratado teológico-político y Opera posthuma de Baruch Spinoza (1679)

Tratado talmúdico sobre la idolatría de la Mishné Torá de Maimónides, con notas de Dionysius Vossius (1717)

Ensayo sobre el entendimiento humano de John Locke (1734)

Pamela o la virtud recompensada de Samuel Richardson (1740)

Cartas persas y El espíritu de las leyes de Montesquieu (1751 y 1762)

La Encyclopédie ou Dictionnaire raisonné des sciences, des arts et des métiers de Diderot y d’Alembert (1757)

El paraíso perdido de John Milton (1758)

Emilio, o De la educaciónEl contrato social y Julia, o la nueva Eloísa de Jean-Jacques Rousseau (1762, 1766 y 1806)

Historia de la decadencia y caída del Imperio romano de Edward Gibbon (1783)

Pensées de Blaise Pascal, con notas de Voltaire (1789)

Jacques el fatalista de Denis Diderot (1804)Viaje sentimental por Francia e Italia de Laurence Sterne (1819)

Crítica de la razón pura de Immanuel Kant (1827)

Historia de mi vida de Giacomo Casanova (1834)

De l’Allemagne de Joachim Heine (1836)

Los Papas romanos, su Iglesia y su Estado en los siglos XVI y XVII de Leopold von Ranke (1837)

Las novelas de George Sand (1840)

Rojo y negro de Stendhal (1848)

Principios de economía política de John Stuart Mill (1856)

Algunas obras de Alexandre Dumas (padre) (1863)

Cours de philosophie positive de Auguste Comte (1864)

Los miserables y Nuestra Señora de París de Victor Hugo (1834–1869)

Varias obras de Alexandre Dumas (hijo) (todas sus novelas románticas en 1863 y La question du divorce en 1880)

8Madame Bovary y Salambó de Gustave Flaubert (1864)

El Grand Dictionnaire universel du XIXe siècle de Pierre Larousse (1873)

Vida de Jesús de Ernest Renan (1896)

Justine o los infortunios de la virtud y Juliette o las prosperidades del vicio del Marqués de Sade

Science de l’homme de Claude Henri Saint-Simon

Prólogo de Emilio Castelar a la Historia general de la masonería de G. Danton

Las novelas de Gabriele D’Annunzio (en 1911)

Het volkomen huwelijk (El matrimonio perfecto), 1926 de Theodoor Hendrik van de Velde traducido al inglés, alemán, francés

La última tentación de Cristo de Nikos Kazantzakis (1953)

El segundo sexo y Los mandarines de Simone de Beauvoir (1956)

Además, las obras completas de los siguientes autores:

Erasmo de Róterdam (1500)

François Rabelais

Giordano Bruno (1600)

Thomas Hobbes (1649-1703)

Gregorio Leti (1667)

David Hume (1761-1872)

Denis Diderot

Honoré de Balzac (1841)

Vincenzo Gioberti (1849)

Pierre-Joseph Proudhon (1852)

Émile Zola (1894-1898)

Henri Bergson (1914)

Maurice Maeterlinck (1914)

Anatole France (1922)

Jean-Paul Sartre (1948)

André Gide (1952)

Alberto Moravia (1952)

Por supuesto siempre hay quien termine leyendo los libros. En Madrid se levantó una estatua al mismísimo Ángel Caído inspirada en El Paraíso Perdido de John Milton. Supongo que alguien lo habrá leído entonces. Pero España se queda sin acceso al enciclopedismo francés, se queda sin Copérnico y sin Kepler, sin David Hume, sin Diderot, sin Giordano Bruno y sin Descartes.

¿Cómo putas haces una revolución industrial sin todo eso? Es que hasta el Diccionario Larousse prohibieron.

España produjo muchos inventos y descubrimientos en los años siguientes, pero todo fue mucho más difícil. Había que inventar el hilo negro para hacer un descubrimiento.

La gran obra del siglo XVIII, la Enciclopedia Francesa, queda prohibida en el mundo católico.

La Nueva España tuvo las primeras universidades de América. Cuando Harvard era un terreno en donde corrían los bisontes, los españoles ya habían fundado un montón de universidades. Sí, pero con ese nivel de censura, sin acceso a las grandes ideas de los siglos XVII, XVIII y XIX, las ideas a partir de las cuales se desarrolló el capitalismo moderno, la revolución industrial, el pensamiento de la modernidad, los grandes filósofos franceses y alemanes, los descubrimientos de Kepler…

¿Por qué un personaje como Carlos V no le dió un par de hostias a un par de clérigos? ¿Por qué no insistió en que la finalidad del concilio era negociar y no endurecer la censura y aislar a España? Para empezar, porque Carlos V murió cinco años antes de terminado el concilio. Él ya no se enteró de las pendejadas que hicieron los conciliadores.

Se ha dicho que el Índice de libros prohibidos no tuvo las repercusiones tan terribles como podría pensarse, porque los libreros solían no comprar el Index, que era un libro grande y caro, y como no lo compraban, tampoco sabían qué libros estaban prohibidos y los seguían vendiendo.

Otros libreros compraban el Index pero lo escondían y cuando llegaban los censores de la Santa Inquisición, fingían no saber, pero escondían lo más que podían.

Lo que sí sabemos es que todas esas grandes obras que quedaron prohibidas sí fueron leídas en España porque hubo mucho contrabando de libros. Pero hay algo que también sabemos: Esos libros importantísimos para el desarrollo del pensamiento en España se volvieron caros y difíciles de conseguir.

Quizás la principal consecuencia del Index haya sido que la Inquisición fue un obstáculo para discutir los libros, para el libre examen y el espíritu crítico.

Si vemos los libros que estuvieron prohibidos para los protestantes, también los hubo y fueron muchos. EEUU tuvo un largo listado de libros prohibidos. Pero hay una diferencia: Los libros prohibidos en EEUU, Canadá y el resto del mundo anglosajón, suelen ser novelas. No hay libros de ciencia ni de técnica entre los libros prohibidos en los países anglosajones, y si los hay son muy raros.

Entonces, no es que en el lado anglosajón hubiera más apertura, pero ellos al menos no prohibieron esas obras científicas y técnicas y condujeron a la revolución industrial.

Si hay que señalar un gran error por parte de España, yo pienso que haber suscrito estas ideas tan intrasigentes y tan faltas de racionalidad del catolicismo del siglo XVII, y que eso se haya prolongado hasta 1834.

ESTE TEXTO Y MUCHO MAS EN: https://es.quora.com/profile/Gustavo-Guardiola

The post ¿Por qué España es tan mala en comparación con Francia o Reino Unido en ciencia? first appeared on Viajes, opinión, cultura y curiosidades.

Ir a la fuente
Author: viajes24horas