Si ya nos han puesto las dosis frente a la Covid-19, ¿tendremos que volver a vacunarnos?

Si ya nos han puesto las dosis frente a la Covid-19, ¿tendremos que volver a vacunarnos?

Puede ser necesaria una vacuna de refuerzo para mantener la inmunidad frente a la covid-19.
Daniel Schludi/Unsplash, CC BY-SA

William Petri, University of Virginia

La creciente prevalencia de nuevas variantes de coronavirus está planteando dudas sobre el grado de protección de quienes ya se han vacunado contra la covid-19 frente a las formas evolutivas del virus del SARS-CoV-2. El especialista en microbiología y enfermedades infecciosas William Petri, de la Universidad de Virginia, en Estados Unidos, responde a algunas preguntas comunes sobre las vacunas de refuerzo de covid-19.

1. ¿Qué es una vacuna de refuerzo?

Los refuerzos son dosis adicionales de una vacuna que se administran para mantener la protección inducida por la vacuna contra una enfermedad. Se suelen utilizar para reforzar muchas vacunas porque la inmunidad puede desaparecer con el tiempo. Por ejemplo, la vacuna contra la gripe necesita un refuerzo cada año, y la vacuna contra la difteria y el tétanos, cada 10 años.

Los refuerzos suelen ser idénticos a la vacuna original. Sin embargo, en algunos casos, la vacuna de refuerzo se ha modificado para mejorar la protección contra nuevas variantes virales. La vacuna contra la gripe estacional, en particular, requiere un refuerzo anual porque el virus de la gripe cambia muy rápidamente.

2. ¿Necesito un refuerzo de la covid-19?

Todavía no. A principios de julio de 2021, ninguna de las autoridades gubernamentales de EE.UU. recomendaba un refuerzo. Esto incluye los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, la Administración de Alimentos y Medicamentos y el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización.

3. ¿Por qué no se recomiendan todavía las vacunas de refuerzo?

Aunque la inmunidad inducida por la vacuna puede no durar para siempre, no está claro cuándo será necesario un refuerzo.

Resulta alentador que todas las vacunas actualmente autorizadas induzcan una sólida memoria inmunitaria contra el coronavirus. La vacuna enseña a las células B de memoria de su sistema inmunitario a producir anticuerpos cuando se expone al virus. Los investigadores han detectado altos niveles de células B de memoria en los ganglios linfáticos de las personas que recibieron la vacuna de Pfizer durante al menos 12 semanas después de recibir la inyección.

Los estudios también sugieren que las vacunas covid-19 autorizadas siguen ofreciendo protección incluso contra cepas emergentes del coronavirus. Entre los participantes de un estudio, la vacuna de Johnson & Johnson tuvo una eficacia del 73% y el 82% 14 y 28 días después de la inyección, respectivamente, para evitar la enfermedad grave de la variante beta. Y un estudio preliminar que no ha sido revisado por pares encontró que la vacuna de Pfizer es un 88% efectiva contra la variante delta.

La otra fuente de respuestas de anticuerpos duraderas contra el coronavirus son unas células llamadas plasmablastos que residen en la médula ósea. Estas células producen continuamente anticuerpos y no necesitan ser reforzadas para mantener su actividad. Afortunadamente, los plasmablastos se han detectado hasta 11 meses después en la médula ósea de personas que recibieron la vacuna covid-19, lo que indica cierto grado de memoria inmunitaria duradera.

4. ¿Cómo sabré si necesito un refuerzo?

Es posible que haya que esperar a que se produzca un brote en personas vacunadas. Los investigadores todavía están averiguando la mejor manera de medir la fuerza de la inmunidad inducida por la vacuna. Las vacunas covid-19 han sido tan eficaces que no hay muchos fallos que probar.

El mejor candidato para medir son ciertos anticuerpos que la vacuna induce a producir al sistema inmunitario. Reconocen la proteína de espiga (S) que permite al coronavirus entrar e infectar las células. Las pruebas que apoyan la importancia de los anticuerpos contra la proteína S incluyen un estudio que muestra que las vacunas de ARNm, algo más eficaces, como las de Pfizer y Moderna, generan niveles más altos de anticuerpos en la sangre que las vacunas de vectores de adenovirus como las de Johnson & Johnson y AstraZeneca. En un estudio preliminar que aún no ha sido revisado por pares, los niveles de anticuerpos contra la proteína S fueron más bajos en las personas que contrajeron la covid-19 después de haber sido vacunadas con la vacuna Oxford-AstraZeneca.

A los sanitarios les encantaría poder hacer a los pacientes un análisis de sangre que les dijera cuán protegidos o desprotegidos están contra la covid-19. Eso sería una indicación clara de si es necesaria una vacuna de refuerzo.

Pero hasta que los investigadores sepan con certeza cómo medir la inmunidad inducida por la vacuna, el siguiente indicio de que pueden ser necesarias las dosis de refuerzo son las infecciones repentinas en adultos mayores que ya han sido vacunados.

Las personas mayores de 80 años producen niveles más bajos de anticuerpos después de la vacunación, por lo que su inmunidad puede disminuir antes que la de la población general. Los ancianos también serían probablemente los más susceptibles a las nuevas variantes virales que burlan la protección que ofrecen las vacunas actuales.

5. Estoy inmunodeprimido, ¿debo preocuparme?

Los refuerzos pueden ser necesarios para las personas inmunodeprimidas. En un estudio, 39 de 40 receptores de trasplantes de riñón y un tercio de los pacientes en diálisis no produjeron anticuerpos tras la vacunación.

Otro estudio identificó a 20 pacientes con enfermedades reumáticas o musculoesqueléticas que tomaban medicamentos que suprimen el sistema inmunitario y que tampoco tenían anticuerpos detectables. Ambos estudios se realizaron después de que los pacientes recibieran la dosis completa de la vacuna.

Se ha demostrado que los refuerzos ayudan en estos casos. En un estudio, un tercio de los pacientes con trasplante de órganos sólidos que tuvieron una respuesta subóptima a dos dosis de las vacunas Pfizer o Moderna pudieron desarrollar una respuesta de anticuerpos con una tercera dosis.

Las personas inmunodeprimidas pueden preguntarse si la vacuna que han recibido está generando inmunidad en su organismo. Un estudio preliminar que aún no ha sido revisado por pares encontró que una prueba, que se dirige específicamente a los anticuerpos contra la proteína S que las vacunas desencadenan, puede ser útil para determinar si la vacuna funcionó. Pero, por ahora, la FDA no recomienda pruebas de anticuerpos para evaluar la inmunidad.

6. ¿Es necesario que mi refuerzo coincida con mis primeras vacunas?

Probablemente no. Investigaciones recientes han demostrado que las vacunas de ARNm, como las de Pfizer y Moderna, pueden mezclarse con vacunas basadas en adenovirus como las de AstraZeneca con resultados comparables.The Conversation

William Petri, Professor of Medicine, University of Virginia

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

La entrada Si ya nos han puesto las dosis frente a la Covid-19, ¿tendremos que volver a vacunarnos? se publicó primero en Turismo y curiosidades en viajes.